Fuente: MBA América Economía
Autor: AméricaEConomía.com


La implementación de programas de reconocimiento contribuye a aumentar la productividad y reducir la rotación laboral, entre otras cosas.


l 72% de los chilenos dice estar muy conforme con su trabajo, según la encuesta de Workmonitor sobre satisfacción laboral que se dio conocer el segundo trimestre de 2018 y que la empresa de Recursos Humanos Randstad aplicó. Y aunque aún Chile está lejos de países como México, Austria y Estados Unidos, se posiciona en el lugar 16 del ranking.

Son precisamente estos países, que alcanzan el podio, los que aplican entre sus estrategias diversos programas de reconocimiento destacándose sobre todo EE.UU. y Canadá, quienes lideran el campo de los incentivos no monetarios.

Según el IMA (Incentive Marketing Association), la organización que reúne a la mayoría de los proveedores de incentive marketing en EE.UU., casi el 85% de las empresas americanas invierten alrededor de $90 billones anuales en viajes de incentivos y $75 billones en puntos de reconocimiento y merchandising a los empleados, socios y clientes.

Según explican en SAWA Incentive Marketing, la satisfacción laboral, entonces, da paso a empleados que mejoran el sentido de pertenencia a una empresa, algo que se incrementa si cuentan con “premios” otorgados por realizar bien su trabajo.

Siguiendo con las cifras, el reconocimiento e incentivo no monetario da paso a profesionales con un mayor nivel de compromiso, lo que desencadena una serie de beneficios –medibles- y que según Gallup en su State of Global Workplace Report de 2017- se traducen en:

  • + 20% Satisfacción de clientes
  • + 17% Productividad
  • + 22% Rentabilidad
  • + 20% Ventas
  • – 41% Ausentismo
  • – 70% Incidentes de seguridad
  • – 28% Mermas
  • -24% Rotación
  • – 40%Defectos de calidad