Fuente: MBA américa economía
Autor: AméricaEConomía.com


La atracción y la mantención de los profesionales en las empresas es cada vez más importante para posicionarse en un mercado determinado y diferenciarse de su competencia.


El capital humano en una organización es clave para el éxito de un negocio. Es por esto que atraer y mantener el talento en las empresas es cada vez más importante para posicionarse en un mercado determinado y diferenciarse de su competencia.

Pero, ¿cómo conseguir atraer a los mejores colaboradores para nuestra empresa? ¿Cómo lograr un proceso de selección efectivo? Antes esto, Evangelina Piscitello, territory manager para Visma LatAm, entrega algunos consejos para simplificar y lograr una efectiva búsqueda de talento.

Es fundamental el cuidado de los candidatos. Por eso hay que mantenerlos informados en todo momento y en todos los procesos de selección. Hay que cuidar aspectos como dar una respuesta a pesar de que su candidatura no ha sido aceptada. Esto siempre reforzará como ven los candidatos el employer branding de la empresa.

  1. Determinar la urgencia del perfil: este paso es fundamental para identificar si tenemos que ir en búsqueda de una ayuda externa especializada. Es significativo indicar que esta asistencia siempre será en forma parcial y para solo para algunas etapas del proceso.
  2. Difundir la vacante a través de distintos medios: Publicar la mayor cantidad de veces posibles ayuda a poder abarcar todos los canales. Hay varios candidatos que se mueven en un mercado oculto, es decir, candidatos que no responden a un anuncio, pero sí cambiarían de trabajo por una recomendación.
  3. Trabajar en el cuidado de la marca empleadora (en inglés: “employer branding”): Desde la imagen que transmite la empresa (tanto a los candidatos, como a los empleados), la oferta y beneficios que se les plantee tiene que ser planificados con anterioridad, sin que nada quede al azar. Según cómo este posicionada la marca de la compañía, eso atrae a un segmento de candidatos, descartando a otros.
  4. Proyectar el proceso de selección: Todas las etapas del proceso de selección deben estar bien planificadas: desde dónde se publicará la vacante, plazos de tiempo para reunir los CVs, tiempo de análisis de candidatos, entre otros.  Si no hay planificación, el proceso puede llegar a fracasar.
  5. Acordar quiénes participan en las fases de selección: Es importante determinar quién va a intervenir en cada fase para poder brindar las instrucciones acerca de los requisitos y cómo actuar.  Esto ayuda a poder contar con una mínima preparación curricular. Si hay varias personas que realizan entrevistas, se debe asegurar de que cada una proporcione información razonable a los candidatos.
  6. No pedir requisitos innecesarios para el puesto: Cuando es el momento de armar y redactar una vacante, es primordial no sobrecargar con requisitos innecesarios el perfil del candidato, ya que esto puede dificultar el proceso de la vacante.  Por ejemplo: si uno de los requisitos en un puesto es inglés, que sea porque efectivamente el futuro empleado lo tendrá que utilizar.
  7. El CV no demuestra el potencial del candidato: Hay que investigar independientemente del perfil, las competencias del candidato y compararlas con habilidades que consideramos relevantes puesto. Durante las entrevistas hay que solicitar a los postulantes casos de cómo resolvieron problemas anteriormente. Esto, permite analizar si han desarrollado las habilidades necesarias en el pasado. Ponerlos en situaciones reales en las que podría encontrarse en el futuro también es útil para evaluar el potencial del mismo. Esto, ayuda a no subestimar el talento potencial de un candidato por lo que se refleja en el CV.
  8. Darle tiempo a cada candidato en una entrevista: La primera impresión en los primeros minutos a veces puede ser equivocada. Por esta razón hay que dedicarle tiempo al entrevistado para que se relaje haciendo un poco de conversación sobre temas neutrales. Es recomendable no indicar a la persona que está siendo evaluada lo que se espera de él antes de la entrevista. Esto hará que responda lo que uno quiere escuchar y no es lo que el entrevistador está buscando.
  9. Identificar si el candidato está motivado: Aunque parezca que consiguió el candidato ideal, si este mismo tiene dudas sobre su motivación, no hay que proceder a contratarlo. La motivación debe ser uno de los conceptos principales que debe estar presente durante todo el proceso de selección.
  10. Presenciar el proceso de integración: Muchos candidatos han decidido marcharse al poco tiempo por haber descuidado su proceso de incorporación ni hacerlo participe de la cultura de la empresa en los primeros meses. No sirve completar un buen proceso de selección si no se tiene presente este aspecto. Es importante tener cuidado y darle la atención que merece al momento la incorporación del candidato para que se sienta bien en su nuevo puesto de trabajo.