Fuente: Gestión

La inteligencia emocional es la capacidad de gestionar y comprender las propias emociones de uno mismo. Además, ayuda a mejorar las relaciones con los demás, ya que la comprensión y la empatía son facultades muy relacionadas con la inteligencia emocional.

Por todo ello, se trata de un factor distintivo que conduce al éxito en ámbitos como los negocios, la ciencia o la política y que se puede desarrollar de forma cotidiana. El cociente intelectual, junto con las habilidades técnicas propias, constituye el mínimo que hay que tener para poder llegar hasta un determinado objetivo. Sin embargo, aquellas personas que tengan una inteligencia emocional muy desarrollada serán capaces de lograr algo extraordinario que sea la excepción y, por lo tanto, le haga destacar.

Las personas emocionalmente inteligentes tienen una serie de capacidades que les permiten saber y entender acerca de la vida emocional del resto de la gente. Conoce cuáles son.

Ven lo que es diferente acerca de la empatía.
La empatía se diferencia de la simpatía en que ésta es simplemente el acto de “sentir pena” por otra persona, mientras que la empatía es un conjunto de procesos mentales que le permite a una persona reconocer estados emocionales en otros y experimentar las emociones y sensaciones que siente. Así, una persona emocionalmente inteligente conoce las sensaciones propias que se experimentan a partir de la empatía.

Aprecian los diversos tipos de empatía.
La empatía se representa en múltiples niveles en el cerebro (y el cuerpo). Hay dos tipos: la empatía emocional y la empatía cognitiva. Las personas con una alta inteligencia emocional son capaces de dar una respuesta empática más completa al aunar la emocional y la cognitiva.

Son conscientes de los límites de la empatía.
Tener mucha empatía todo el tiempo no es la solución, ya que no se puede dar el mismo grado de sensibilidad a unos hechos y a otros. Hay un momento para la empatía emocional y un momento para tomar decisiones más racionales y libres de emociones. Esto lo saben las personas emocionalmente inteligentes que aprecian los límites de la empatía y la ponen en práctica cuando sea necesario.

Entienden la importancia de las emociones.
En las últimas décadas la psicología y la neurociencia han demostrado que las emociones son parte integral del funcionamiento humano; incluso el razonamiento de alto orden y la toma de decisiones depende mucho de las emociones.

Saben el motivo de tener emociones.
Algunos podrían preguntarse que por qué tenemos emociones o cuál es su propósito. La respuesta está en que todas nuestras conductas dirigidas hacia el exterior están determinadas por las experiencias emocionales internas que hayamos vivido. Una persona con una inteligencia emocional alta sabe cuándo sus comportamientos se ven influidos por un estado emocional, y además tiene una percepción similar de los comportamientos de otras personas.

Distinguen el matiz de las emociones.
Las emociones van más allá de la distinción entre felicidad y tristeza, por lo que ser emocionalmente inteligente significa ser capaz de trazar las líneas alrededor de las diferencias entre ambos estados. También significa saber que situaciones provocarán estas expresiones y cómo cada persona responderá a ellas.

Valoran las emociones negativas.
Etiquetar nuestras emociones como positivas o negativas es una acción humana. Sin embargo, las emociones en sí mismas no son ni buenas ni malas. Todas, incluidas las negativas, tienen un propósito adaptativo. La ansiedad, por ejemplo, es la forma en que el cerebro dice que debemos estar atentos a cualquier posible peligro o amenaza a nuestro alrededor. El simple hecho de comprender la función de la ansiedad puede hacer que sea más fácil aceptarla y seguir adelante.

Predicen cómo las emociones afectarán los comportamientos futuros.
Las personas con una inteligencia emocional normal no pueden explicar el impacto que las emociones tendrán en el futuro, mientras que aquellas con esta capacidad más desarrollada son mejores para planificar y predecir porque saben que una emoción influirá en la decisión o el comportamiento.

Fuente extraída de: https://goo.gl/s5mPQs