Fuente: Gestión

Las ‘habilidades blandas’ tienen una gran demanda en el mercado. Y aunque muchos tratan de restarle importancia, expertos internacionales sugieren que esta habilidad se explote al máximo.

Seguramente, más de uno se está preguntando “¿Qué son las ‘habilidades blandas’?”, pues bien, estas son aquellas habilidades que se demuestran en la ejecución de un trabajo, y no están relacionadas, únicamente, con los conocimientos. Es decir, se demuestra con la puesta en práctica de una combinación de habilidades sociales, habilidades de comunicación, aptitudes y capacidad de acercamiento con los demás.

Este término se suele escuchar mucho en las empresas, que de un tiempo a la actualidad reconocen que estas habilidades facilitan la interacción con otras personas, generando un ambiente de trabajo más grato y un clima organizacional de entendimiento y cooperación.

LinkedIn realizó un nuevo estudio en el que señala que la persuasión fue una de las mejores habilidades que «más vale la pena aprender» en 2019. «Fortalecer una ‘habilidad suave’ o ‘blanda’ es una de las mejores inversiones que puedes hacer en tu carrera, ya que nunca pasan de moda», revela el análisis de la comunidad social orientada a las empresas.

En tanto, el asesor de comunicación y autor de los libros más vendidos internacionalmente -como ‘Talk Like TED’ y ‘The Storyteller’s Secret’- Carmine Gallo, señala que llegó a la conclusión de que es hora de dejar de referirse a hablar en público y al arte de la persuasión como ‘habilidades blandas’.

«Si un empresario no puede contar una historia convincente, no estoy invirtiendo. Usted lo llama suave. Lo llamo fundamental”, cuenta Gallo que le dijo un empresario.

De otro lado, el empresario estadounidense Warren Buffett, considerado uno de los más grandes inversores en el mundo, señala que una de las habilidades más valiosas que cualquiera puede desarrollar hoy es hablar en público.

«La única manera fácil de llegar a valer 50 por ciento más de lo que es ahora, al menos, es perfeccionar sus habilidades de comunicación, tanto escritas como verbales», dice Buffett.

En un artículo de Carmine Gallo para el portal empresarial Inc., señala que un mundo basado en ideas, los persuasores, los que pueden ganar corazones y cambiar de opinión, tienen una ventaja competitiva. En esa misma publicación, Gallo menciona a la economista e historiadora Deirdre McCloskey, quien llevó a cabo una investigación para demostrar que la persuasión es responsable de una proporción creciente del ingreso nacional de los Estados Unidos.

McCloskey analizó 250 ocupaciones que cubren a 140 millones de personas en Estados Unidos, a través de un modelo estadístico basado en la cantidad de tiempo que las personas de cada categoría dedicaron a hablar en público y persuadieron a otra para que tomara una decisión. En algunos casos, la persuasión jugó un papel más limitado que otros.

La economista concluyó que la persuasión es responsable de generar una cuarta parte del ingreso nacional es el país de Norte América. Y espera que aumente a 40 por ciento en los próximos 20 años.

Finalmente, Carmine Gallo, revela una de sus investigaciones respecto a la habilidad de hablar en público. Entrevistó a jóvenes profesionales de negocios de 20 y 30 años cuyas carreras están aumentando y que se promocionan mucho más rápido que sus compañeros debido a su capacidad de realizar presentaciones más efectivas. Es términos más sencillos, “hablar en público es una habilidad que cualquiera puede desarrollar”, señala Gallo.

Llamar al hablar en público como una ‘habilidad suave’ o ‘blanda’ disminuye su valor en un mundo que valora las ciencias duras. Hablar en público no es suave. Es el equivalente de efectivo, duro.

Fuente extraída de: https://goo.gl/Z2XHmz